¡Atención! Este sitio utiliza cookies.
Si no cambias la configuración de tu navegador, aceptas su uso.

watchOS 3. Novedades.

Hace cosa de un año tuve lo que los alcohólicos llaman “un momento de claridad”, en el que decidí, tras mucho parecditar, hacerme con el Apple Watch. Escribí mis primeras impresiones sobre aquello en un artículo, a la semana y pico de uso. Después de 370 días, para celebrar el aniversario de la imprudencia, me instalé watchOS 3.

Sí, porque puedo.

Me he aventurado a probar la beta del nuevo sistema operativo del Apple Watch, con el fin de encontrarme —y creerme— todas esas novedades que nos aseguran que vendrán con el nuevo watchOS, y que prometen dar un empujón cuantitativo tanto en funcionalidad como en rendimiento.

Con watchOS 2 llegaron gratas sorpresas, como las apps nativas (instaladas dentro del propio reloj), algunas esferas nuevas (las ‘esferas’ son las pantallas donde sale la hora), mejor conectividad con las apps del teléfono, y sobre todo, algunos parches que mejoraban el uso diario con el reloj.

Pero watchOS seguía siendo lento: las apps tardaban evos en abrirse, y no mostraban entre tanto otra cosa que una pantalla negra. Los vistazos seguían sin servir para nada, excepto los de Apple, claro está, que se saltaban a la torera todas las limitaciones que nos ponían a los desarrolladores, ya que no podíamos siquiera actualizarlos en segundo plano. Sabe Jobs el brazo que he echado este último año mirando “vistazos”.

Por otra parte, el botón tocho, lo que Apple llama ‘botón lateral’, era demasiado evidente y accesible como para simplemente mostrar información y acceso a cosas que nadie usaba: llamadas de teléfono, enviar nuestros latidos, y mandar cipotes a nuestros amigos —que no tienen reloj, por cierto, y llamarles desde el reloj no es nunca la primera opción—, cosa poco útil, marginal y olvidada.

Las apps seguían tardando mucho en cargar porque no tenían la capacidad de mantener el estado ni de refrescarse en segundo plano (cuando no estaban a la vista). Tardaban tanto que bajabas la muñeca de puro cansancio, y olvidabas volver a subirla más tarde.

Digo todo esto, porque es justamente lo que ha cambiado. O mejor dicho, lo que en realidad esperábamos desde su primera versión, o creímos —ingenuamente— que veríamos arreglado en la segunda.

Ahora sí. Ahora el reloj parece una pequeña bestia capaz de hacer cosas ella solita.

Aviso: la versión revisada en esta entrada es la beta 1.

Novedades

Estos son los cambios que me he encontrado como usuario con respecto a la anterior versión. No hablaré acerca de APIs y demás parafernalia de programación, básicamente porque tampoco he tenido tiempo de mirarlo.

Multitarea

Recuerda a la que vimos por primera vez en el iPhone, quizá por ser otra versión Tamagochi de esta.

Narices, sí, que esta vez lo han clavado.

El acceso a todas las apps abiertas no está en una doble pulsación, ni en una pulsación fuerte, ni entrando en una app, ni deslizando el dedo de ninguna forma. Está apretando el botón tocho que antes no servía para nada. Rápido y sin complicaciones. No es nada engorroso. Es como debía haber sido.

watch3_multitask

“¿Y el panel con las ruletas de contactos a dónde ha ido a parar?”

¿Pero y a quién le importa?

Si una app la usas muy a menudo, la puedes “anclar” para que esté siempre en el panel. Se parece un poco al Dock de macOS de toda la vida, ¿verdad? ¡Pues es que se llama Dock! ¡Es un Dock!

Vistazos

Cuando deslizas el dedo hacia arriba, en watchOS 2 aparece un panel desplegable con los vistazos (o ‘glances’). Con la multitarea ya no es necesario. Han matado dos pájaros de un tiro. ¡Ya no existen! Ahora todo carga casi al instante y no te hace falta tener previsualización de nada (total, tardabas casi tanto en ver el vistazo como en abrir la app en cuestión).

El nuevo sistema es un panel de multitarea con todas las aplicaciones refrescándose en tiempo real. Se accede pulsando el botón lateral. Es la primera vez que lo pulso tres veces en un día (antes, sin querer, como mucho unas dos).

¿Y las acciones que antes sólo podían realizarse desde estos dos sitios ya desaparecidos?

Leer tus pulsaciones ahora tiene su propia app, y como puedes anclarla en el panel de multitarea, pues queda casi igual, como un vistazo. Y en cuanto a la música actualmente en reproducción (el Ahora Suena, que también era un Vistazo) lo mismo, solo que ahora es tiene su propio acceso. Es decir, que en watchOS 3 tendrás tanto la pantalla de la app de música como esta, con solo la canción en reproducción. Ambas como parte de Música, no es que sean apps separadas. Es el SO de Apple y Apple se lo monta como quiere.

¿Y mandar cipotes? La funcionalidad de dibujar y mandar cipotes ahora está dentro de Mensajes, que también ha recibido mejoras. Lo mismo que el poder mandar los latidos. Ocurre lo mismo que en iOS 10.

¿Y qué hay ahora donde estaban Vistazos? Lo mismo que en iOS 10: el Panel de control: Batería, Modo avión, Desactivar sonido, el No molestar™, Bloquear, y el “haz que mi iPhone pite, que no llevo las gafas”.

watch3_controlPanel

Mensajes

Brevemente, ahora las opciones de respuesta aparecen juntas en pantalla: enviar emoticono, enviar respuesta textual (seleccionar respuesta predictiva o usar el micro), y mandar tus latidos.

En el caso de acceder desde una notificación, las respuestas predictivas aparecen directamente bajo un accesible panel para usar el micro, mandar emoticono o latido.

Todavía queda algo de mejora, pero creo que irá de la mano del nuevo sistema de mensajes que ha traído iOS 10.

Mensajes con micro, emoticono, mandar latidos, y respuestas predefinidas.

Recordatorios

Ahora existe una app de recordatorios en watchOS. Quizá nunca la echaste de menos. Yo sí que la echaba de menos. En mi caso era desesperante no poder consultar una simple lista de tareas. Ahora puedes ver tus recordatorios y usarlos como gestor de tareas para marcarlos como concluidos. Te permite cambiar entre verlos todos o solo los pendientes. Y ya. No puedes borrarlos ni crear nuevos. No es que vaya a ser cómodo hacerlo desde ahí, pero es que parece una limitación algo artificial de momento.

Esferas

Ya sabemos que las ‘esferas’ son las pantallas donde se muestran las agujas del reloj, o lo que cada uno haya preferido colocar. En watchOS 3 es posible cambiar de una otra simplemente pasando el dedo de un lado a otro de la pantalla (haciendo un ‘swipe’ o un ‘pan’ desde el borde izquierdo o derecho). Es comodísimo cuando buscas una esfera en concreto para una determinada franja de tiempo o tarea. Hace más ágil el cambio entre ellas, lo que se traduce en que usarás más que antes, se adaptarán mejor a tu necesidad actual, y harán de tu reloj una herramienta algo más potente. Cuando permitan integración de terceros, será aún más interesante.

Además de todo esto, se han añadido esferas nuevas. De entre las nuevas, hay una que dibuja tus aros de actividad detrás de las agujas. Muy útil si andas pendiente de estas métricas a determinadas horas del día.

watch3_faceActivity

Me parece que en watchOS 4 abrirán la API. Mi impresión es que están esperando a encontrar puntos de unión entre el mayor rango de esferas posible: esferas con segundero clásico, con segundero animado (como el de Mickey Mouse), con la hora digital, con algo animado de fondo (la medusa), etc. Ya digo, se empiezan a repetir bastante en esencia. Con una plantilla parametrizable nos podría servir (algunas con mayor nivel de complejidad que otras, claro). Me apuesto una tortilla a que el año que viene tenemos una esfera de Yoda girando los bracitos (en adición a los ratones de Disney).

watch3_faceGallery

Siri

No he notado de momento grandes cambios, excepto que parece que a Siri le ha pasado un camión por encima. A veces llega a tardar en contestar como unos 30 segundos y luego te dice que a ver qué querías. Pero es una beta.

De momento, casi inusable.

Respira…

Esta es una de las apps que más pitorreo reciben, y es normal. ¿Qué es eso de que el reloj me recuerde respirar?

No, evidentemente no tienes que levantarte por la mañana, coger aire fuerte, ducharte, desayunar, trabajar, etc, para que a eso de las 10 la muñeca te dé un toque con un mensaje que dice “ey majo, que ya puedes coger aire otra vez. De nada. —Te quiere, tu reloj.”.

Sirve para reducir el estrés. Te pide que te estés quieto, y que tomes aire y lo exhales durante un minuto. Te lo indica a través de toques en la muñeca, así que si quieres, puedes cerrar los ojos.

watch3_breathe

No sé si detecta que estás estresado por tus pulsaciones y la hora del día. Yo diría que no, que es algo aleatorio, porque me ha llegado a saltar el recordatorio en momentos en los que estaba quieto, pero no precisamente estresado (y aún menos, momentos propicios para llenarme los pulmones).

Cuando acabas la sesión te indica las pulsaciones que tienes, así que puedes ver si te ha funcionado o no. Tomar aire un minuto, de vez en cuando, es algo que —ridículamente— quizá necesitemos que nos recuerden más de lo que pensamos.

Yo he intentado darle una oportunidad, pero es como el famoso recordatorio de “menos 10” de levantarte. Ni p*** caso.

watch3_breatheApp

Relojes.

En general, los temporizadores y demás apps naranjas granuladas como funcionalidades propias de reloj, han mejorado ligeramente su diseño e interacción.

Nadie lo pedía, pero está bien.

watch3_clock

 

Actividad

Esta app se ha rediseñado completamente: en lugar de ver un anillo por pantalla, puedes ver los tres anillos de un vistazo, y su desglose bajando por la misma pantalla, por números y gráficas de barras.

También existe una opción para compartir tu actividad con tus amigotes, pero no lo he probado por carecer de amigos (de amigos con Watch, se entiende).

watch3_activity1

watch3_activity2

Entreno

La app de entreno tiene toda la información resumida en una sola pantalla, y no hace falta cambiar entre varias mientras estás haciendo ejercicio. Además, puedes acabar la sesión desde una pantalla situada a la izquierda. Antes tenías que apretar fuerte para mostrar la pausa y el fin de la sesión, lo que podía ser algo incómodo.

Por cierto, si sales a correr, la app pausa la sesión si te quedas quieto, y lo hace bastante rápido (es decir, bien). Y te da un toquecito para que te enteres. Viene bien cuando te topas con semáforos.

 

Problemas en la beta (1)

  • El reloj se reinicia más o menos cuando quiere o se agobia.
  • No aparece el título de la app en las notificaciones de apps de terceros. Solo el icono.
  • Algunas veces las notificaciones se agolpan y solo se ve la primera. No sé si es una funcionalidad o un error.
  • Siri tiene 89 años.
  • Las apps que no están adaptadas a watchOS 3 (vamos, todas las de terceros), siguen tardando en cargar, solo que ahora la animación de carga es más bonita. Es un comentario muy típico de usuario de mac, pero es lo que es: sigue siendo una tortura, pero al menos animada, como el balón de playa.
  • La posibilidad de sacar capturas de pantalla está algo escondida dentro de Ajustes. No sé si en la versión final volverán a dejar el acceso como antes (corona + botón tocho), pero en esta beta hay que habilitarlo a mano si lo quieres de vuelta.
  • Whatsapp sigue sin app para Watch. No es culpa de Apple pero me gusta traer el tema. En insufrible recibir los mensajes de uno en uno, en lugar de apilarse en forma de tabla, como en cualquier otra parte. Apple, si recibo 4 notificaciones seguidas de la misma app, agrúpamelas, por favor. “Tienes 4 notificaciones” no ayuda NADA.

 

Sí, ha mejorado bastante.

Cierto es que son mejoras sobre lo ya existente, pero por fin podemos empezar a ver luz al otro lado del túnel. Solo espero que mucha gente en Apple lleve el reloj en su día a día, para que vaya mejorando poco a poco, año tras año.

Esta vez, podría decirse que estamos ante watchOS 1 Release Candidate. Y no es broma…

Si tienes alguna consulta o corrección que hacer, coméntamelo aquí abajo.

¡Gracias!

Escrito por Miguel Hernández Jaso

Autor del blog. Desarrollador especializado en iOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi Gobierno me obliga a decirle que utilizo 'cookies' en mi página. Si continúa navegando, quiere decir que está conforme con ello.